¿Y si hacemos la paces?

A lo largo de mi práctica profesional, me fui dando cuenta que cientos y cientos de pacientes llegaban a mi como una opción más para lograr el anhelado sueño de lograr los objetivos estéticos que habían soñado desde hace muchos años atrás. Un común denominador de mis pacientes y seguramente de los lectores que en este momento están revisando este artículo viven una “guerra” constante en donde por un lado quieren disfrutar de los alimentos que tanto les gustan pero por el otro saben que que el disfrutar de ellos no los dejará alcanzar las metas que tanto desean.

Habitualmente son los extremos los que no permiten un equilibrio entre lo que piensas y lo que haces por lo que hoy te daré unas recomendaciones para vivir en PAZ con la comida y de una vez por todas AMISTARTE CON ELLA:

1) Proponte una alimentación ordenada, equilibrada y controlada en la semana y “regalate” una comida alguno de los días de fin de semana.
Solo que OJO… el hecho de regalarte una comida no quiere decir que te comas todo el restaurante. Date el gusto de comer un platillo que te guste mucho en un lugar en donde te sientas a gusto (adicionar una buena compañía es una excelente idea ). Sin duda comer es un placer de la vida pero el ambiente, la compañía y una buena plática complementan increíblemente esta experiencia.

2) “Tira tus jeans talla 0”.
Con esto quiero decir que si queremos equilibrar nuestra alimentación “regalándonos” una comida, platillo o postre a la semana, nuestras metas también tienen que estar equilibradas. Solo el hecho de poner una meta realista y alcanzable te va a quitar un peso de tu mente con el que has venido cargando desde hace mucho tiempo.

3) ¿Eventos sociales?
Nunca faltan los eventos sociales en donde te sorprenden con alimentos de alto contenido calórico justo la semana en donde estabas llevando tu dieta perfecta!
Que se hace en estos casos?

La primera opción que se me viene a la mente sería decirte que no comas nada y que te dediques a observar a todos como disfrutan de los ricos platillos que están sirviendo. Pero que crees? Para nada es la respuesta correcta!

Los eventos sociales son parte del la vida de cualquier persona y como tal, hay que aprender a manejarlos.

La segunda opción sería decirte que “tires la toalla un día”, que comas lo que quieras solo hoy y que mañana retomes tu dieta. Esa tampoco es buena idea ya que normalmente la tendencia es comer mucho de más y esto viene acompañado de un sentimiento de culpa que tampoco nos viene bien.

La mejor de las ideas es lograr un EQUILIBRIO mental en donde por un instante te detengas en tus pensamientos y planees que de lo hay vas a comer. En eventos a donde hay un menú yo propongo que coman lo que te dan de entrada y plato fuerte (sea lo que sea)… evitando pan y tal vez compartiendo algún postre pequeño. Si tomas alcohol tal vez una o dos copas. Nunca comer más de lo que tu cuerpo necesita. SOLO SATISFECHO es la sensación que debes de sentir en todo momento.

4) Compensa.
Comiste un poco de más en algún momento? Compensa. Y para esto, hay varias maneras de hacerlo.

Puedes añadir 20 minutos más de ejercicio a tu rutina al día siguiente o quizá comer la mitad de la porción en la siguiente comida. Este tipo de acciones ayudarán a que tu sientas que vuelves a tu centro y que haces algo por aquel gusto que te diste sin que sientas culpa.

La idea central es que puedas lograr un estilo de vida a través de tu alimentación y que de una vez por todas te quites la piedra en el zapato con la que has vivido tantos y tantos años

La alimentación en una necesidad primaria… HAGAMOS DE ESTE HÁBITO COTIDIANO UN PLACER TODOS LOS DÍAS DE NUESTRAS VIDAS.